Protégete de los peligros del verano

Ya está aquí el verano con sus ratos de descanso y momentos de disfrute pero también con sus inconvenientes, y es que los peligros del verano deben ser muy tenidas en cuenta si queremos disfrutar al máximo de nuestras vacaciones y no sufrir percances absurdos e innecesarios.

El sol, principal enemigo del verano

Estamos preparando las maletas y nos dirigimos a la playa, o simplemente vamos a pasar unos días en el campo donde realizaremos largos paseos… O puede ser también que nos quedemos trabajando pero tengamos que estar al descubierto y someternos muchas horas al sol.

Debido a la mayor radiación durante estos días, nuestro cuerpo corre mayor riesgo de deshidratación además de que el efecto de esta radiación sobre nuestra piel no es precisamente positiva.

Si queremos evitar problemas como quemaduras e incluso la posibilidad de que aparezca cáncer de piel, lo mejor que podemos hacer es protegernos del sol al máximo.

Esto no significa que no podamos tomar el sol un rato cada día, pero no debemos exponernos demasiado tiempo y, en el caso de que lo hagamos, siempre nos protegeremos con una crema bronceadora que cuente con un factor de protección suficientemente alto. Más vale tardar un poco más en ponernos morenos y evitar los riesgos que querer ir muy deprisa y acabar teniendo algún susto que nos fastidian las vacaciones.

Bebe agua para estar hidratado

Como comentábamos antes, las largas exposiciones al sol también hacen que nos deshidratemos a una mayor velocidad. Por esa razón deberemos consumir más agua que durante el resto del año, y si sudamos en exceso, también será necesario que repongamos minerales y todo aquello que nuestro organismo necesite.

Por esa razón debemos mejorar nuestra alimentación durante estos días, y no hay nada más sabroso y fantástico para estos momentos que ingerir fruta.

Cuidado con los peligros del verano

Las picaduras de insectos y otros animales, los pequeños accidentes típicos de las vacaciones e, incluso, en menor medida, las pequeñas alergias por entrar en contacto con productos, plantas e incluso animales a los que no estamos acostumbrados.

Es importante que reservemos las precauciones a la hora de realizar todos estos cambios, ya que es la única manera de evitar que un pequeño imprevisto acabe estropeando unos días que nos tienen que ser de utilidad para poder descansar y olvidarnos del estrés de la vida diaria.

Ahora no queda más que ponerse ropa cómoda y disfrutar de los fantásticos días que tenemos por delante.

Originally posted 2014-07-14 09:00:54.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *