LA SOLEDAD DE LOS NUMEROS PRIMOS (Paolo Giordano)

“La soledad de los números primos” de Paolo Giordano es uno de esas novelas que no se olvidan. Las hay que, pasado un tiempo, nos cuesta recordar la trama, o los personajes, o como acaba…Con “La soledad de los números primos” os aseguro que ésto no sucede. Es una historia tan sorprendente, tan distinta a todas las que se hayan podido leer, tan sobrecogedora en muchos momentos, que queda grabada en la memoria.
Gran libro, ópera prima de un joven escritor, que supuso una revolución en el momento de su aparición.

Os dejo la reseña de “La soledad de los números primos” (Paolo Giordano)

Paolo Giordano se ha convertido, hoy por hoy, en el fenómeno editorial más relevante de los últimos años en Italia. Con tan sólo veintiséis años, La soledad de los números primos, ópera prima de este recién licenciado en Física Teórica, ha sido galardonada con el premio Strega 2008 y ha conseguido un éxito de ventas sin precedentes para una primera novela. Asimismo, ha despertado un gran interés internacional y será traducido a veintitrés idiomas.
Como introducción a esta excepcional novela, dejemos al texto hablar por sí mismo: «En una clase de primer curso Mattia había estudiado que entre los números primos hay algunos aún más especiales. Los matemáticos los llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están juntos, o mejor dicho, casi juntos, pues entre ellos media siempre un número par que los impide tocarse de verdad. Números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, solos y perdidos, juntos pero no lo bastante para tocarse de verdad.»
Esta bella metáfora es la clave de la dolorosa y conmovedora historia de Alice y Mattia. Una mañana fría, de niebla espesa, Alice sufre un grave accidente de esquí. Si la firmeza y madurez con que este joven autor desarrolla el tono narrativo impresiona y sorprende, no menos admirable es su valor para asomarse sin complejos, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *