¿ES POSIBLE CAMBIAR? – ATREVETE A CAMBIAR (BILL O’HANLON)

¿ES POSIBLE CAMBIAR’ – ATREVETE A CAMBIAR (BILL 0’HANLON)

Siempre se ha dicho aquello de que las personas no cambian, o que a medida que uno se hace mayor, cuesta más adaptarse a nuevas situaciones y que nos cuesta cambiar. Curiosamente, yo hace tiempo que vengo pensando que la vida te impulsa constantemente a cambiar, a evolucionar o cuanto menos a saber adaptarse a nuevas situaciones. No se trata de renunciar a lo que una pueda creer o pensar, sino de tener más flexibilidad para asumir nuevas situaciones, el cambio a veces es cuestión de supervivencia.

Bill O’Hanlon es un psicoterapeuta especializado en Programación Neurolinguística (PNL) y terapia breve, autor del libro Atrévete a cambiar, cuya sinopsis os transcribo a continuación:

Este fascinante libro enseña al lector a cultivar el potencial de uno de nuestros talentos más esenciales, incomprendidos y a menudo desaprovechados: nuestra capacidad innata de saber cuándo, por qué y cómo hacer cambios positivos en nuestra vida y en la de los demás.

O’Hanlon nos explica los factores clave que concurren en el cambio, y en cada capítulo nos enseña un método o planteamiento específico que nos permitirá cambiar: desde avanzar a pequeños pasos para romper esquemas y adoptar nuevas perspectivas, hasta propiciar el cambio con la ayuda de un mentor, a través de las relaciones personales, las crisis y –por qué no- siendo más uno mismo. El autor ilustra sus explicaciones con diversos ejemplos procedentes de casos clínicos reales, anécdotas y cuestionarios, facilitando la comprensión del concepto de transformación personal y su puesta en práctica.

Atrévete a cambiar propone estrategias vitales sencillas y ofrece al lector la perspectiva y la fuerza necesarias para afrontar los riesgos y disfrutar de las recompensas que el cambio nos depara.

No seguir estos consejos si queremos cambiar algunas actitudes en nuestra vida.

– No escuche a nadie, así no se expone a oir cosas nuevas. Los demás nos podrían dar nuevas perspectivas acerca de un asunto determinado.
– Escuche a todo el mundo y no tenga en cuenta su propia intuición. Hay que reflexionar las ideas que nos llegan de parte de personas influyentes, que también se pueden equivocar.
– Analizar todo de manera interminable sin llevar nunca nada a la práctica.
– Culpar e todo a los demás, no siempre todo es culpa de los otros, nosotros también somo responsables y hay que saber reconocerlo.
– Darse siempre las culpas de todo, establecer un autocensura férrea.
– Seguir haciendo siempre lo mismo y que no funciona. Es incomprensible que alguien espere nuevos resultados cuando se repiten incesantemente las mismas acciones.
– Seguir centrados en un tema cuando se ha comprobado que es inútil hacerlo. La diferencia entre una tumba y un surco son las dimensiones, hay que salir del surco.
– Continuar teniendo los mismos pensamientos aunque estos no aporten nada positivo a nuestra vida.
– Permanecer rodeados del mismo entorno inutil, como si nos hubieran crecido raíces en los pies que nos impidan movernos.
– Seguir rodeados de gente que no nos aporta nada, o sólo aporta negatividad a nuestra vida.
– Dar más importancia a tener razón que a cambiar y obtener resultados positivos.

(Fuente: Estilos de Vida, La Vanguardia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *