OBESIDAD INFANTIL: CAUSAS Y SOLUCIONES

OBESIDAD INFANTIL:CAUSAS Y SOLUCIONES

Ya hace tiempo que los profesionales de la nutrición así como pediatras están manifestando su preocupación por el incremento de la obesidad infantil en nuestro país. Ya hace tiempo, también, que en los medios de comunicación se habla de la necesidad de inculcar en los más pequeños hábitos de vida saludables. Dentro de esos hábitos también figura la alimentación.

¿Cuáles son las causas prinipales de la obesidad infantil?
No hace falta ser un experto, basta ver lo que hace un niño en su vida cotidiana. Hay un sedentarismo excesivo: el niño pasa de estar sentado en su pupitre del colegio a estar sentado en otro para sus actividades extraescolares, para luego sentarse en su casa a hacer los deberes y sigue sentado para jugar con una videoconsola o ante el ordenador…Lo raro es que no haya muchos más casos de obesidad infantil de los que hay.
Por otra parte, se han cambiado los hábitos en lo que a alimentación familiar se refiere. En las casas se hace la compra semanal, casi siempre, y esto supone que hay una sobreabundancia de alimentos a disposición de todos, de los niños también. Junto a esto, está el caso de que muchas veces las meriendas o desayunos de los niños están compuestos de alimentos con un alto contenido en grasas.
El concepto de autoridad paterna y materna, también ha cambiado. Al niño se le pregunta muchas veces (yo lo he oído) “¿Qué quieres?” para comer, desayunar, merendar o cenar. No esperemos que nuestros hijos nos vayan a pedir un plato de acelgas. Mis hijos, concretamente, cuando eran pequeños hubieran vivido de plátanos exclusivamente, ¿por qué?, pues porque no costaba nada pelarlos, así de sencillo. Los niños no deben decidir qué comen, lo deben decidir los padres, bueno, pero me estoy adelantando a lo que serían las soluciones. Sigamos con las causas.
No se enseña a comer a los niños. Habrá comidas que les gusten más, otras menos, pero han de comer de todo. Y la comida no ha de ser ni un premio ni un castigo. Al niño no se le debe premiar con golosinas…ni con una zanahoria. La comida no ha de ser objeto de compensación por algo que se ha hecho bien, o de castigo si se ha hecho mal. La comida es una necesidad básica del ser humano que debe ser vista así desde la infancia.
A veces no se da la alimentación adecuada a la edad de los niños, o la forma de prepararla no es la que más les puede gustar, aunque a los mayores nos guste. Cuando hay niños en una casa, las comidas tienen que estar preparadas de manera sencilla, sin picantes o sabores “difíciles” para ellos, a medida que vayan creciendo ya se irán acostumbrando a probar otras cosas.

Hay que tomarse la obesidad infantil en serio, una cuarta parte de los niños y jóvenes cuyas edades están comprendidas entre los 12 y 24 años tienen un peso superior a lo que es aconsejable para su edad.

La obesidad infantil es el resultados de una combinación de factores genéticos, sociales, ambientales, socioeconómicos y psicológicos, así pues hay que tener en cuenta todos y cada uno de estos factores a la hora de buscar solución al problema y ver donde puede encontrarse el error.

Ante un caso de obesidad infantil hay que consultar con el pediatra, que lo primero que va a descartar es que no nos encontremos ante una enfermedad o trastorno metabólico, una vez esto descartado ya verá la conveniencia o no de mandar al niño a un nutricionista o endocrinólogo. Lo que nunca han de hacer los padres es poner a dieta al niño por su cuenta. Con un niño o un adolescente no se puede ir por libre en cuestriones de nutrición. Todo tiene que estar marcado por un especialista que sabrá que es lo más necesario para que el desarrollo del niño no se vea afectado en caso de tener que hacer una dieta.

Errores más frecuentes en la alimentación infantil

Para poder corregir habrá que saber donde se encuentra el error. Estos son los errores más frecuentes, según el Programa Perseo – que se ha dedicado a estudiar el comportamiento en comedores escolares de diversas comunidades autónomas de España – en la alimentación infantil:

– Introducir la leche de vaca antes de los 12 meses. Su contenido en hierro es insuficiente para las necesidades del bebé.
– Tomar más de tres productos lácticos o raciones al día puede producir estreñimiento.
– Tomar zumos envasados
– Consumir más de 120 ml de zumos envasados puede producir diarreas por el sorbitol, caries dental y obesidad.
– 300ml de refresco azucarado contiene el equivalente a 12 cucharaditas de azúcar.
– No es lo mismo tomar un zumo envasado que una pieza de fruta. Aunque los anuncios de la tele nos digan todo lo contrario. Tomar un zumo envasado es “perderse” toda la fibra de la fruta y sus vitaminas naturales.
– Un exceso de cereales azucarados o con chocolate puede producir caries.
– Meriendas a base de bollería industrial, contienen grasas añadidas y no ayudan ahacer los movimientos masticatorios necesarios para el buen desarrollo de los maxilares.
– Consumo de verduras una vez a la semana.

Soluciones para el problema de la obesidad infantil

Evidentemente no tengo la solución a un problema como este, ¡qué más quisiera! pero sí algunos consejos, no sólo míos, sino tambien de especialistas en la materia.

– Los padres son los que deciden y marcan la alimentación de los niños. No sus gustos, ni caprichos, etc. Para esto, queridos padres, hará falta paciencia, seriedad y determinación. Si un día no comen lo que se les pone, no se sustituye por lo que les gusta. Sencillamente, comen menos. Y se les vuelve a servir en otra ocasión. Hasta que aprendan que aquello que se les pone en la mesa es lo que les conviene. Si hay algún alimento que les supone un problema, ponerles menos cantidad. Pero han de comer de todo.
– Un niño que come de todo, es mucho más facil de sociabilizar, puede ir a casa de cualquier otro niño y no va a suponer un problema. Todos hemos sufrido a un amiguito de nuestros hijos que venía con una lista (hecha por la mamá o el papá) de “cosas que no como”, y no por un problema de intolerancia o alergia, sino porque “no me gusta”.
– Hay alimentos que siempre suponen un problema: las verduras y el pescado. No sé porqué. Pero, las verduras las podemos disfrazar en la pasta, el arroz, hacer un puré con ellas añadiendo un quesito o un poco de crema de leche, preparar una quiche con verduras, hacer ensaladas con muchos ingredientes, son maneras de que coman verduras con otra cara que si les presentamos el plato de verdura hervida, simplemente.
El pescado hemos de procurar que no tenga espinas, cualquiera lo aburre si se tiene que pasar media hora limpiando antes de comer o si se atraganta con una espina. No a las espinas cuando los niños son pequeños, una vez hayan adquirido el gusto en comer pescado y limpiarlo con soltura ya les podemos poner el pescado que sea.
– A la hora de desayunar o de merendar, es mejor un bocadillo con un poco de aceite o tomate y unas lonchas de jamón o queso y alguna vez otro tipo de embutido, que algo de bollería industrial.
– La fruta mejor masticada que en zumo, y si se bebe zumo que sea natural.
– En cuanto a la actividad de los niños hay que evitar el sedentarismo continuado al que se ven sometidos. Hacer que una hora al día sea de ejercicio, el que quieran, el que prefieran, el que hagan mejor…da lo mismo, pero que hagan ejercicio, o que caminen. Si durante la semana es dificil que puedan practicar un deporte, al menos los fines de semana compensar la falta de ejercicio con actividades que les hagan mover.

Ayudar a los más pequeños a lo mejor también mejora nuestros propios hábitos de adultos.

Originally posted 2011-08-16 11:00:50.

1 comment for “OBESIDAD INFANTIL: CAUSAS Y SOLUCIONES

  1. lorena ramoz
    marzo 20, 2014 at 11:31 pm

    Como el 70% de las niños en el mundo sufren de obesidad infantil causada por comer cosas indebidas y muchas chucherías o comida chatarra tienen que comer vegetales frutas y comida hecha en casa.
    Pueden comerla pero no todos los días por que eso influirá en la vida de nuestros hijo, compañeros, familiares u otras personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *