EL PAPEL DE LOS ABUELOS EN LA ACTUALIDAD

EL PAPEL DE LOS ABUELOS EN LA ACTUALIDAD

Los abuelos siempre han tenido un papel importantísimo en la vida y la formación de los nietos, al menos esa es mi experiencia personal. Los abuelos eran los que pasaban largos ratos con sus nietos, llevándolos de paseo, dedicándoles su tiempo y explicándoles sus vivencias. La presencia y la acción de los abuelos en una familia me parece fundamental e imprescindible. Nadie puede sustituir a los abuelos.
Sin embargo, esa labor, llamémosle simplemente lúdica y libre, ha cambiado ultimamente. Los abuelos se han convertido, en muchas ocasiones, en los cuidadores de los nietos a tiempo completo. He oído muchísimas veces a abuelas (sobre todo mujeres) a las que les llevan a los nietos a las siete de la mañana y los tienen hasta bien entrada la tarde, cuando los padres salen de sus respectivos trabajos.
Lo cierto es que para los abuelos que conozco, estar con sus nietos, les supone un gran placer, pero si hay que decir la verdad, la obligatoriedad que se ha ido estableciendo les genera estrés.

Un estudio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción en colaboración con la Obra Social de Caja Madrid, ha demostrado que los abuelos españoles pasan gran parte del día con sus nietos. La investigación señala que al menos el 50 por ciento cuida a sus nietos casi todos los días, mientras que el 22 por ciento lo hace a diario durante más de 7 horas, y el 45 por ciento los cuida una semana sí una semana no.
De esta forma, para los investigadores, los abuelos adquieren un nuevo papel social como cuidadores y educadores, enfrentándose en muchos casos a sus hijos, quienes según Andrés Vázquez, presidente de la Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría, deberían ser los verdaderos educadores.
Esta situación supone en muchos casos una carga para los abuelos, que dicen sentirse “utilizados y angustiados”.
Vázquez señala que para evitar esto, la ayuda en la educación de los nietos “debe ser voluntaria, libre y pactada sin presión de los padres”, ya que de lo contrario puede desembocar en el síndrome del Abuelo Escalvo, caracterizado por un estrés constante y malestar
(Información: Diario Médico)

Evidentemente en muchos casos, los hijos recurren a solicitar ayuda a los padres ya que es una solución ante la crisis económica o la falta de medios; y no hay ningún abuelo en el mundo que no lo haría todo por sus hijos y por sus nietos, y más si hay una situación de dificultad.
Yo aún no tengo nietos, así que no me he enfretado a una posible situación como la que describo, y sé que es muy facil hablar y otra cosa muy diferente es actuar. Lo único que pienso, creo y aconsejo a los hijos es que soliciten la ayuda diaria sólo en casos de extrema necesidad. Los abuelos están encantados de pasar largos ratos con sus nietos, pero su edad ya no permite grandes esfuerzos en muchos casos, y los ratos compartidos con los más pequeños han de ser fuente de alegría, no de agobio.

Y una última petición a los hijos: agradeced vuestros padres la dedicación a los nietos. Posiblemente estén renunciando a un descanso o un ocio al que tienen perfecto derecho tras toda una vida gastada en educaros a vosotros. Pocos abuelos,al menos los que yo conozco, lo hacen a disgusto, pero es un gesto que no tiene precio.

Desde estas páginas, un hurra por esos abuelos abnegados que han borrado dos palabras de su vocabulario: “no puedo”.

Originally posted 2011-12-17 11:00:26.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *