DOLOR LUMBAR DURANTE EL EMBARAZO

DOLOR LUMBAR DURANTE EL EMBARAZO

Durante el embarazo se entremezcla la sensación de felicidad que suele embargar a toda futura madre con una serie de, vamos a llamarle, molestias propias de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer. Una de las molestias que más acusan las embarazadas es el dolor lumbar.

Durante el embarazo el aumento de peso es inevitable y se centra principalmente en la zona delantera del cuerpo: aumenta el tamaño del pecho y del abdomen , con lo cual el centro de gravedad del cuerpo de la mujer se desplaza hacia delante, lo que tiene que compensarse con un mayor esfuerzo a cargo de los músculos de la espalda y la cadena posterior: los isquiotibiales y glúteos.

En el caso de que no exista una buena tonificación de estos músculos, se produce un arqueo de la espalda y se acentúa su curvatura natural, lo que origina dolores lumbares que en algunos casos pueden llegar a ser realmente importantes.

Esta circunstacia suele aparecer en el último trimestre del embarazo, cuando ya no es posible hacer ejercicios de tonificación de los músculos, que se debe haber hecho con anterioridad. Una solución es el uso de uns fajita lumbar, si bien hay que decir que algunos médicos no la aconsejan, pero si no se ha hecho un ejercicio previo para tonificar y fortalecer la musculatura, poco más se puede hacer para aliviar el dolor lumbar. La faja tiene que que sostener la tripa y así reparte la carga por una amplia zona de la espalda.

Además de optar o no por el uso de la faja, si la mujer embarazada ha de permanecer mucho rato en una misma posición , debe realizar cambios posturales. Es decir, si permanece sentada apoyar los pies en una banqueta de manera que la espalda descanse sobre un respaldo cómodo y levantarse para caminar unos minutos cada hora. Si en cambio, permanece de pie, pues lo contrario: sentarse y relajar la espalda. Siempre se tendran que evitar calzados incómodos y los tacones.

Muchas veces ocurre que el dolor lumbar irradia hacia los glúteos y muslos y muchas mujeres lo confunden con una ciática. Se distingue el dolor lumbar de la inflamación del nervio ciático, porque ésto último irradia por toda la pierna pudiendo llegar hasta los dedos de los pies. Si se sospecha que se sufre una ciática hay que consultar con el ginecólogo.

Originally posted 2012-07-20 08:00:07.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *