COMO PREVENIR ACCIDENTES DE LOS NIÑOS EN EL AGUA

COMO PREVENIR ACCIDENTES DE LOS NIÑOS EN EL AGUA

Con la llegada del buen tiempo y vacaciones, son frecuentes, por desgracia, los accidentes en el agua protagonizados por los niños. El Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría nos da los siguientes consejos para evitarlos.

Piscinas

Los ahogamientos son la segunda causa de mortalidad infantil en niños pequeños entre uno y cuatro años y se producen, sobre todo, en las piscinas privadas. Tan sólo con colocar una valla que impidiera el acceso no controlado de los niños a la piscina y el uso de flotadores se podría evitar la mayoría de los ahogamientos. También se aconseja extremar el cuidado en piscinas con tobogán o cuando los niños están al borde a la piscina.

Submarinismo y buceo

Un niño no es lo mismo que un adulto: su cuerpo se enfría más deprisa, por lo que las inmersiones no deben durar más de 10 minutos en aguas frías y no más de 25 minutos en aguas cálidas (submarinismo).

Se recomienda que los niños menores de 12 años no practiquen submarinismo y para aquellos que realizan buceo con tubo es fundamental un equipo de flotación adecuado y enseñarles unas señales básicas para que puedan trasmitir cómo se sienten en cada momento. En aguas frías se debería usar traje isotérmico, también recomendado para evitar abrasiones.

Navegación

La navegación de recreo es la actividad que produce más accidentes mortales relacionados con el transporte después de los accidentes de tráfico. Las lesiones más frecuentes son los golpes con la botavara (palo de la vela) y la caída por la borda. La principal recomendación es exigir que los niños lleven en todo el momento el chaleco salvavidas y que al menos viajen tres adultos en la embarcación cuando viajen menores. Asimismo, se les debe advertir a los niños dónde se encuentran las hélices y explicarles los riesgos que conlleva.

Deportes acuáticos

Las motos acuáticas tienen una fama merecida de ser vehículos peligrosos, por ello, se deben extremar aún más las precauciones impidiendo su uso a menores de 18 años e inclusive sería interesante exigirles algún permiso de navegación que acredite algún conocimiento. El casco y otras medidas protectoras (mitad de un traje isotérmico) deben ser obligatorios tanto para el que conduce la moto como para posibles pasajeros. Asimismo, se debería prohibir el salto de olas.

Las playas se llenan además de neumáticos u otros aparatos hinchables que en ningún caso deberían ser manejados por niños y, en el caso de que vayan sujetos a una embarcación, se deben extremar las precauciones ya que sucede con frecuencia que puedan ser lanzados donde están otras embarcaciones.

En el caso del kitesurf se debe exigir como edad mínima los 18 años y se aconseja que hayan recibido previamente un curso de formación. Entre los elementos de protección, no se puede olvidar el casco y el chaleco. Los menores pueden practicar el windsurf pero siempre bajo vigilancia y equipados con botas, guantes, cascos y flotadores.

FUENTE: Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría.

Originally posted 2011-03-26 15:00:32.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *